Cómo ser feliz solo

No es fácil y no es simple cuando una persona está sola. Cuando no hay nadie que esté con él para animarlo, sonreírle, ayudarlo y compartir con él tu día a día. Miedo a la soledad Enfrentar la soledad puede ser aterrador y doloroso.


No es fácil y no es simple cuando una persona está sola. Cuando no hay nadie que esté con él para animarlo, sonreírle, ayudarlo y compartir con él tu día a día.



Miedo a la soledad

Cómo ser feliz solo



Enfrentar la soledad puede ser aterrador y doloroso. La sola idea de la soledad en muchas personas parece una amenaza. El miedo a la soledad a menudo surge como resultado de algunas de nuestras creencias irracionales que nos limitan y nos dan vida. Además, creencias como “no puedo vivir solo” o “valoro menos si no tengo pareja” nos llevan a hacer necesario que tengamos a alguien en nuestra vida. Y, por lo tanto, llegamos a la situación de entrar o permanecer en una relación que no nos satisface ni nos satisface. Quedarse con una persona que no es lo que necesitamos y lo que merecemos.

El miedo a la soledad nos puede llevar a que siempre estemos en algún lugar donde algo está pasando, a estar rodeados de multitud de personas, conocidos superficiales. Puede llevarnos al alcohol, las drogas, una profunda depresión. El miedo a la soledad nos impide decidir en términos reales qué es realmente lo que nos llena, nos hace felices y satisfechos con el ser humano.



Estar solo no es fácil, a menudo es muy difícil, pero estar con alguien y estar solo al mismo tiempo es aún más difícil.

Otras lecturas:   25 cosas que hacer cuando te sientes solo y solo

estoy solo

Cómo ser feliz solo



Parece que hay pocas personas que no se han encontrado con la soledad. Hay períodos en los que nos sentimos perdidos, solos, indefensos y desesperanzados. Estos periodos de la vida suelen venir después de algunas situaciones estresantes: separación de la pareja, muerte de una persona cercana, reubicación. Entonces olvidamos todo lo que sabíamos.

Hay otras razones para una vida solitaria, como la timidez, la inseguridad, la sensación de inaceptabilidad. Para la mayoría de las personas, la vida de una sola persona parece oscura y los hace más vulnerables. Pero también hay quienes disfrutan de una vida de soltero y viven su vida al máximo. El hecho es que la soledad es un fenómeno cada vez más común: las personas con el estatus de “solistas” lo son cada vez más.

La mayoría de las dificultades, los problemas y los problemas de la vida por sí solos son conocidos o pueden asumirse.

Pero animémonos a ver los beneficios de este tipo de vida, como la independencia y la libertad. Podemos organizar nuestro tiempo de forma independiente y tenemos la posibilidad de tomar decisiones por nuestra cuenta. Organizamos la vida social como nos conviene, nos vestimos como nos gusta, comemos lo que amamos.

Otras lecturas:   10 cosas a las que renunciar si quieres ser feliz

Cómo lidiar con la vida de un jugador en solitario

Cómo ser feliz solo

Aunque hay una serie de ventajas de vivir una vida solos, a menudo no podemos aceptar los beneficios de esa vida. Simplemente nos perdemos a nosotros mismos y no sabemos qué hacer con nosotros mismos.

Lo más importante es aceptar la situación tal como es ahora y no arrepentirse ni invocar un pasado, sea lo que sea. Echemos un vistazo a nosotros mismos y digámonos: 'Está bien, estás solo y ahora qué, ¿qué podrías hacer para realizar tu vida, para aprender a disfrutar lo que tienes actualmente?'

Cosas sencillas que alegran la soledad:

    • El lugar donde vives debería ser el lugar más hermoso del mundo para ti. Colóquelo de modo que se sienta relajado y cómodo con él, tal como le gusta.
    • Mírate al espejo y fíjate si tienes algo que cambiar de ti mismo: peinados, color de cabello, regular el peso. Lo que quieras. Además, date tiempo y sigue las actividades para lograr un cambio que significará para ti.
    • Empiece a adquirir nuevos hábitos a través de las cosas que ama: naturaleza, recreación, museos, libros, películas, cocina. De acuerdo con tus obligaciones crea nuevas rutinas: una o dos veces por semana de cine, caminata, biblioteca, gimnasio, etc.
    • Consíguete uno, dos, tres pasatiempos, ten nuevos intereses y comienza a aprender.
    • Conéctese con personas que tienen intereses similares. Te sorprenderá tener buenas personas en este mundo con las que podrás pasar un rato en conversaciones agradables y constructivas. Quizás la amistad es una habilidad que se enseña desde la niñez, pero nunca es demasiado tarde. En grupos con intereses similares, encontrará a alguien con quien pueda tener un contacto más cercano.
  • Si tiene amigos o parientes, no espere a que lo llamen. Llámalos y recuérdales que existes. Ponte en contacto, organiza una reunión y sal.
  • Permítete un buen viaje. Dependiendo de las posibilidades económicas: desde rutas de senderismo, recorridos por lugares de tu país hasta destinos lejanos. Cada desviación de la vida cotidiana se llena de nueva energía, nuevos conocimientos y nuevo entusiasmo. Supera la timidez y vete. Te divertirás.
  • Si es adicto a la televisión e Internet, limite su tiempo.
  • Consigue una mascota. Solo ten en cuenta que asumes las responsabilidades y obligaciones del otro ser vivo durante muchos años. Pero eso te hará feliz.
  • Piense en lo que quería hacer y nunca lo hizo. Y luego, hazlo ahora.
  • Haga una lista de sus objetivos y también planes para alcanzarlos.
  • Pasa el rato con tus pensamientos. Sea consciente de ellos. ¿Cómo fluyen tus pensamientos? Si son negativos, comience a cambiarlos. Cambia consciente y sistemáticamente tus pensamientos negativos. Detenga los pensamientos negativos que surgen; no le prestes atención. Porque nuestros pensamientos pueden ser nuestros mejores amigos, pero también los peores enemigos.

Otras lecturas:   8 cosas que puedes hacer para ser feliz; En situaciones difíciles

Cómo ser un apoyo emocional para ti mismo

Cómo ser feliz solo

signos de miedo a la intimidad

En conclusión, lo más importante es ser autosuficiente. Al final de cada día, repítete lo que has estado haciendo. Y cuando vea lo que hizo ese día, repítase lo orgulloso y feliz que está. Sonríe para ti mismo y toma conciencia de lo que eres capaz de hacer. Además, dite a ti mismo que no hay necesidad de temer y lamentar porque has cumplido tu día. Tú también te has realizado.